5 Simples Posturas de Yoga para Combatir la Diabetes

El yoga se ha sabido desde épocas antiguas para mantener su cuerpo y mente cabidos para las edades. Las personas que practican yoga posan diariamente tienen una vida sana y se mantienen saludables para toda la vida.

Un paciente diabético puede beneficiarse enormemente mediante la aplicación de Yoga en su rutina diaria. Las posturas trabajarán en el páncreas y el sistema endocrino para traer el cuerpo a la salud perfecta.

Yoga tiene una mezcla única de poses físicas y técnicas de respiración. Los maestros de yoga tensionan el punto de la inhalación y la exhalación apropiadas durante la actitud del yoga. Si la respiración se hace incorrectamente puede dañar su cuerpo.

Es recomendable unirse a una clase de Yoga y aprender los fundamentos si nunca has hecho yoga antes.

La respiración adecuada junto con la celebración de la pose durante algún tiempo es la clave para tener una curación holística del cuerpo y el resto de ajuste para toda la vida. Algunas posturas se pueden hacer a un ritmo más rápido para mejorar la resistencia y la fuerza.

¿Cómo ayuda el yoga en la lucha contra la diabetes?

La flexión, torsión y estiramiento del cuerpo durante las posturas de yoga conduce a estimular varios órganos y glándulas en el cuerpo. La estimulación conduce a más oxígeno y sangre que fluye a estos órganos. Esto hace que sea fácil para el sistema inmunológico para enviar células de combate para matar a cualquier infección o parásitos y restaurar la salud perfecta.

La respiración rítmica durante estas posturas ayuda a calmar la mente. El estrés se reduce considerablemente después del yoga. Esto reduce la producción de cortisol y la acumulación en el cuerpo. También reduce la secreción de glucagón, una enzima responsable de aumentar los niveles de azúcar en la sangre.

Cuando usted practica yoga el cuerpo se vuelve sensible a la insulina de forma natural. Corrige los niveles de glucosa en la sangre de forma automática y le ayuda a mantenerse alejado de los medicamentos o inyecciones de insulina por vía intravenosa.

Yoga también ayuda a mantener el peso bajo control. Aumenta el metabolismo y le ayuda a reducir el peso no deseado. Como el aumento de peso es una de las principales causas de la diabetes, el yoga ayuda a reducir las grasas nocivas (grasas viscerales / órgano grasas) del cuerpo y mantener los órganos funcionando correctamente.

¿Cuándo y cómo hacer Yoga?

Posiciones de yoga se debe hacer idealmente en la mañana con el estómago vacío. Pero si no puede encontrar el tiempo en la mañana, entonces usted puede hacerlo por la noche. No coma nada durante 2 horas antes de la sesión de yoga.

Si puedes encontrar algo de espacio abierto es maravilloso. Usted puede hacerlo en la azotea, patio trasero o cualquier espacio abierto. Si no hay espacio abierto fácilmente disponible, asegúrese de que la habitación está bien ventilada y el aire fresco es suficiente. Abra las ventanas y deje entrar el aire fresco.

Usted puede hacer las poses en una estera de yoga o directamente en el suelo. El piso debe ser ligeramente áspero para que no pierda el agarre mientras hace las poses. Los pisos resbaladizos o muy pulidos pueden hacer que su cuerpo se resbale y causar lesiones al realizar estas poses.

Use ropa apropiada que sea estirable y no limite el movimiento de su cuerpo. Una camiseta y pantalones cortos es el mejor equipo, pero incluso los pantalones de pista pueden funcionar bien.

5 posturas de yoga para mantener la diabetes en jaque

  1. Postura del Puente (Sethubandhasana)

Esta postura ayuda a mantener la presión arterial bajo control y funciona en todos los órganos del sistema digestivo. Mejora la digestión y funciona en el páncreas para la liberación efectiva de la insulina. También estira el cuello y la columna vertebral y alivia los síntomas de la menopausia en las mujeres.

Pasos:

– Acuéstese en su estera de yoga con los pies y los brazos en una posición recta.

– Doblar las piernas y llevarlas perpendicular al piso. Ahora, exhale y levante su cuerpo lentamente usando sus piernas.

– Levante su cuerpo manteniendo la cabeza y el cuello planos sobre el suelo. Empuje tanto como cómodamente puede mientras mantiene los brazos rectos y relajados.

– Siente el estiramiento en la espalda, los músculos abdominales, los glúteos y los isquiotibiales.

– Llevar el cuerpo lentamente al piso y enderezar las piernas o mantenerlas perpendiculares para otra ronda. Usted puede hacer algunas rondas de esta actitud antes de seguir adelante.

– Puedes sostener tu espalda con tus manos para apoyo en las fases iniciales.

Advertencia: Las personas con lesiones en el cuello y la espalda deben evitar esta postura.

  1. Pose de niño (también conocido como Balasan, ‘bala’ = niño, ‘asana’ = pose)

pose de niñoEsta es una postura muy útil para aliviar el estrés y estirar suavemente todos los músculos de la espalda que se sienten doloridos debido a largos períodos de sesión. Esta postura trabaja en caderas, muslos, tobillos, hombros y músculos de la espalda.

Aparte de los músculos también estimula todas las glándulas y órganos endocrinos haciéndolos activos y funcionando correctamente. Esto ayuda en la digestión y la eliminación adecuada de los desechos del cuerpo.

Pasos:

– Coloque las rodillas en el suelo y suavemente sentarse en los tobillos con la espalda recta.

– Inclínese hacia adelante desde la parte baja de la espalda manteniendo las caderas tocando sus tobillos.

– Extienda los brazos hacia adelante y toque su frente al suelo. Deje que su estómago repose sobre sus muslos. Extienda ligeramente los muslos para experimentar un mejor estiramiento.

– Respirar normalmente y estar en esta postura durante el tiempo que desee. 3 a 5 minutos sería un buen momento.

– También puede hacer una ligera variación manteniendo los brazos detrás de la espalda.

Advertencia: Las mujeres embarazadas y las personas con lesiones en la rodilla y el tobillo no deben hacer esto.

  1. Vajrasana (‘Vajra’ = Diamante, Asana = Pose)

vajrasanEsta postura es útil para estirar los tobillos, los muslos, las rodillas y las caderas. También ayuda a calmar la mente y relaja todo el cuerpo. Esta postura se puede hacer en cualquier momento, pero es muy beneficioso si se hace después de las comidas.

Después de terminar sus comidas usted puede sentarse en esta actitud durante 10 a 15 minutos. Esto mejora el proceso de digestión y estimula varias terminaciones nerviosas en los glúteos responsables del correcto funcionamiento endocrino.

Esta postura alivia el estreñimiento y reduce los calambres menstruales. También fortalece los músculos pélvicos ayudándole a mantenerse alejado de cualquier problema relacionado con el sistema excretor.

Pasos:

– Siéntate en el suelo con las rodillas hacia abajo. Baje suavemente el cuerpo mientras mantiene la espalda y el cuello recto.

– Mantenga los muslos ligeramente separados para que sus caderas puedan bajar un poco más. Deje que sus muslos descansen sobre sus músculos tranquilos.

– La zona lateral de las nalgas debe tocar los tobillos y los dedos de los pies de los tobillos deben cruzar hacia fuera.

– Coloque las palmas de las manos sobre las rodillas hacia abajo, cierre los ojos y relájese.

– Concéntrese en su respiración durante los próximos 5 a 10 minutos.

Advertencia: Este asana no debe ser realizado por personas con problemas de rodilla o que hayan tenido alguna cirugía relacionada con las piernas.

Esta postura puede ser difícil al principio. No se extienda demasiado en las fases iniciales. Sus piernas empezarán a doler dentro de unos segundos. Lentamente salir de la pose y masajear su calma y los muslos.

Al levantarse, de repente puede perder fuerza en sus piernas debido al flujo sanguíneo restringido. Esto puede provocar una lesión en tobillos o rodillas. Hacer uso de sus manos mientras se recupera de esta pose. Con la práctica podrás hacerlo fácilmente y sin ayuda.

  1. Sarvangasana (Actitud del soporte del hombro)

sarvangasanEsta postura es muy beneficiosa en la regulación del funcionamiento de las glándulas tiroides. La glándula tiroides está directamente relacionada con el correcto funcionamiento del metabolismo en el cuerpo.

También es responsable del sistema digestivo, nervioso, reproductivo y respiratorio. Esta postura también es útil para enviar más oxígeno y nutrientes al cerebro y nutrirlo.

La sangre fluye de las piernas haciéndolos relajarse y aliviar cualquier dolor relacionado con las venas varicosas.

Pasos:

– Acuéstese sobre el yoga con las piernas y los brazos rectos.

– Levante lentamente las piernas. Puede hacerlo doblándolos y luego haciéndolos rectos o directamente levantándolos.

– Con los codos tocando el piso, use las manos para apoyar la espalda para que quede recta.

– Apunte las puntas de los dedos hacia el techo y estire las piernas.

– Su peso corporal debe colocarse sobre los hombros y los brazos de apoyo.

– Bloquee su mentón en el pecho y respire normalmente.

– Mantenga esta postura durante el tiempo que pueda cómodamente. Hacer algunas rondas.

– Volver a la posición normal lentamente. No se caiga de repente por tomar su apoyo.

Advertencia: Las personas con lesiones en el cuello y la columna vertebral deben evitar esta postura. Las personas con presión arterial alta deben consultar a su médico antes de ir para esta pose y también debe hacerlo bajo supervisión.

  1. Tumbado en el cuerpo

knee-down-body-twistEsta es una gran postura para estirar la columna vertebral y relajar los músculos de la espalda. También ayuda a aliviar el estrés y relajar la mente. La torcedura de su cuerpo ayuda a activar y estimula varias glándulas a través del cuerpo.

La pierna se retuerce en ambos lados mientras mantiene la parte superior del cuerpo inmóvil trabaja en el sistema endocrino y todos los órganos en el sistema digestivo y eliminatorio.

Pasos:

– Acuéstese sobre su espalda y coloque los brazos a los lados extendiéndolos horizontalmente hacia su cuerpo.

Usted puede torcer ambas piernas a un lado o hacer apenas una pierna mientras que mantiene el otro todavía. Practique ambas variaciones.

– Doble la rodilla derecha y gírela hacia la izquierda mientras mantiene la pierna izquierda inmóvil y recta. Gire la cabeza hacia la derecha y mire la palma.

– Mantenga los hombros tocando el suelo. No los levantes.

– Mantenga la pose y deje que sus muslos, ingle, brazos, cuello, pecho, estómago y músculos de la espalda se estiren. Mantenga la respiración normal.

– Después de algún tiempo traer de vuelta la pierna y la cabeza a la posición central. Hágalo en el otro lado con la pierna izquierda.

Advertencia: No haga esta postura si tiene lesiones en la columna vertebral.

Lea sobre pranayama, suryanamaskar y kapalbhati para Diabetes

Referencias: